Con esta frase de la bella melodía hecha famosa por Javier Solís empiezo una serie que no va a ser tan romántica sino, más bien, un tanto sombría, pero real. Vamos a analizar los acontecimientos que sucederán en las próximas semanas del fin de 2017 y que, se los aseguro, impactarán al país y a otras regiones por un largo tiempo.

NOTA.— No soy adivino para saber cómo evolucionarán estos escenarios, pero son vigentes y hay que conocerlos bien:

TLC.— Entre el 15 de noviembre y el 21 de ese mes se reunirán los negociadores de los tres países en la Ciudad de México. Es una negociación clave y se solucionarán (o se cancelarán) los esfuerzos y acuerdos ya obtenidos. Estén pendientes de asuntos como el que se renegocie al alza el porcentaje de partes automotrices que sean originarios de la zona, especialmente de plantas norteamericanas y una solicitud de ese país para que se revise ¡¡cada cinco años!! el tratado y, en su caso, se pueda cancelar unilateralmente lo pactado. Esto último es un “deal breaker”, o sea, algo inaceptable para nosotros, y espero que también para los canadienses. Tengo claro que cuando uno se casa firma un contrato permanente y no a plazos. Para eso mejor permanecer soltero o en unión libre, sin responsabilidades ni hijos que mantener. El TLCAN con sus deficiencias y necesidad de modernizarlo ha sido beneficioso y ha engendrado “hijos legales” como nuevas empresas en la zona que se complementan entre sí, crean empleos sostenibles y mantienen un control de inflación estable. Además, se han reducido notablemente otros parientes no reconocidos e indeseables, como contrabandistas y la fayuca.

Otro tema debajo de la manga es nuestra apertura energética y de telecomunicaciones que, por décadas, les ha interesado enormemente a las multinacionales norteamericanas y que sin el TLCAN vigente, tendrían que luchar en desventaja con las de otras latitudes. México es y será un mercado altamente promisorio.

Finalmente, les sugiero no hagan caso, por ahora, de las “fintas” y bravatas de los funcionarios y políticos estadunidenses, acostumbrados a golpear y adormecer a sus contrincantes para ablandarlos y lograr grandes concesiones. (Espero que sólo sean tácticas negociadoras y que campee el sentido común y el pragmatismo). Manténganse informados porque está caliente el asunto.

Otros tratados comerciales.— México ya confirmó que le entra al TPP o libre comercio de la zona del Pacífico con grandes socios como Corea del Sur, Japón y, vamos a ver, China e India. Hemos visto que no son ningunas peritas en dulce y van a buscar su propio beneficio, igual que nosotros. Lo malo es que hay sombras por venir y aunque es un proyecto lógico a largo plazo, por ahora somos y seremos dependientes naturales de nuestro vecino del norte, para bien y para mal.

Europa Occidental, en especial España, es un buen prospecto y hay países aislados de interés para nuestro comercio. Hay que estar atentos a oportunidades.

Salo Grabinsky

gzsalo@gmail.com

irma.direccion@hotmail.com

Teléfonos: (55) 52-94-84-07 y (55) 52-94-86-33