En las décadas que me he dedicado a los negocios de estructura familiar he escuchado infinidad de historias fascinantes en su mayoría, siniestras y terribles otras pocas, pero jamás he dejado de apasionarme con su trama, la participación de toda clase de personajes y lo humano que se desprende de ellas, para bien o para mal. Se aprende de la experiencia de miles de emprendedores(as) fundadores, y estos relatos nos ayudan a dar ideas y consejos a las familias que lo piden.

Sostengo que la realidad rebasa con mucho a la ficción; se podrían escribir relatos y telenovelas de las historias que he escuchado, cosa que obviamente no haré por su carácter confidencial.

Un proyecto de narrativa serio, profesional, de acuerdo con los objetivos que deseen los miembros de las familias y sus empresas puede ser muy útil para reafirmar valores, mantener la cultura y tradiciones familiares y generar una publicidad beneficiosa para el negocio cuyas raíces familiares siguen siendo orgullosamente presentadas en forma de una historia real.

Vamos por partes: En primer lugar una historia de familia debe ser planeada y aprobada por los fundadores, sucesores y familiares de éstos como un medio para comunicar a sus lectores (descendientes, empleados, clientes, proveedores, etc.) dependiendo de cada caso, la “leyenda” de la familia, sus orígenes y la fundación y crecimiento de la empresa.

Esta historia debe ser narrada de forma amena, clara y sobre todo que presente una realidad y no un cuento de Walt Disney. No conozco a nadie que pueda alardear de haber triunfado siempre, sin haber cometido errores, habiendo fracasado en ciertos momentos o tomado decisiones, por decirlo suavemente, cuestionables. Así es la vida, pero si el resultado fue el desarrollo de un emporio que genera numerosos empleos justamente pagados, es socialmente responsable con su comunidad y sigue creciendo, no veo por qué se deba buscar esqueletos en el closet tampoco. Una historia debe ser creíble para que sea útil.

Un tema básico en favor de las narrativas de empresas familiares es el de que, a través de su lectura, los descendientes de varias generaciones conozcan las hazañas de los fundadores, su esfuerzo y comprender que no fue únicamente lo material lo que impulsó al fundador a tomar enormes riesgos y salir adelante. El espíritu de los “pioneros” de varias grandes empresas es muy valioso y su ejemplo puede influenciar a sus sucesores a continuar su obra, o buscar oportunidades.

La historia familiar debe ser un traje a la medida en cuanto a los deseos de los que la solicitan: Desde un folleto privado, dedicado a unos cuantos,  un pequeño libro festejando el aniversario de la empresa e incluso como una bella obra artística  a todo lujo que sirva para obsequio y de relaciones públicas o crear conocimiento sobre el grupo empresarial. Cada familia debe decidir el destino y el público al que desea llegar el proyecto.

Lo importante es que debe perdurar de forma escrita y bien narrada la leyenda familiar para múltiples usos. Cualquier duda o interés favor de mandarnos un correo.

Salo Grabinsky

gzsalo@gmail.com

irma.direccion@hotmail.com

Teléfonos: (55) 52-94-84-07 y (55) 52-94-86-33