En mi primer libro “sistemas Financieros”, co-autor, 1973 EDICOL- UNAM quise abordar una función primordial de los negocios e instituciones de cualquier tipo, incluido el sector público y el social. Me refiero al manejo de los recursos financieros provenientes de distintas fuentes, desde el capital inicial, los préstamos al dueño, los subsidios, herencias o legados o bienes que se monetarizan y sirven para operar. Las finanzas son el elemento estabilizador de una empresa o institución, ya que de ellas depende que la operación empiece, se compre, pague al personal, adquiera insumos y se venda al cliente, pero sobre todo, que ese dinero regrese con creces o utilidad para empezar de nuevo el ciclo del negocio. Si no regresa, lo hace a destiempo o en menor monto que el de lo vendido se crea un gran problema que es el desequilibrio en el flujo de fondos, con resultados nefastos para todo el sistema.

En los países y comunidades sucede lo mismo. Si no se generan recursos de las contribuciones de la población que aporta, no se ofrecen servicios, hay ciudades inseguras y los más pobres no reciben ni lo más mínimo para sobrevivir.

En México ya hubo varios eventos de problema de caja que nos llevaron a tremendas crisis y desempleo.

Las finanzas de un negocio de todo tipo deben monitorear todo el proceso y, si cumple con su objetivo cabalmente, analizar costos y gastos para que no se desboquen, revisar los precios de venta y los tiempos de la cobranza para que no falte nunca el flujo de fondos, tener mucho cuidado en limitar y hacer razonables las compras de inventario así como que éstas se recirculen y no caigan en la obsolescencia.

¿Quieren más?: El financiero tiene la obligación de conseguir préstamos razonables y que se puedan pagar fácilmente a un plazo razonable y con el apoyo fiscal, tratar de cumplir con sus impuestos y múltiples requerimiento, tratando que estos sean lo mínimo posible.

El ejecutivo financiero debe cuidar se cumplan los presupuestos integrales y, si es necesario cambiar o corregir el rumbo, mediante estrategias a diversas épocas.

Cuando se analiza a las empresas que quebraron y sus causas, en la inmensa mayoría la razón es que hubo una crisis en el flujo de fondos (o cash flow) que la hizo cerrar. Sin embargo esa explicación es el resultado de múltiples causas y por eso el elemento estabilizador de unas finanzas sanas y bajo control es garantía al dueño y sus familiares que se administra bien la operación: Descuidar esta enorme función es suicida y en épocas críticas acelera la decadencia del proyecto familiar.

Salo Grabinsky

gzsalo@gmail.com

irma.direccion@hotmail.com

Teléfonos: (55) 52-94-84-07 y (55) 52-94-86-33