¡Con los brazos en alto! Un profundo agradecimiento a los miles de héroes anónimos por el sismo.

Les advierto que al analizar lo que está sucediendo en México, en los países vecinos y el mundo en general, hay pocas razones para sentirse optimista, aunque tampoco me voy por el lado catastrófico ya que, eso espero, los dirigentes con notables excepciones no están tan enfermos para desencadenar un conflicto de terribles consecuencias. Pero hay zonas de peligro. Para empezar, veamos las más cercanas:

Estados Unidos.- Los próximos meses van a ser turbulentos, más que nada por la poca certidumbre en los dictados de la Casa Blanca en varias áreas.

Por ejemplo, los famosos dreamers que, quiéranlo o no, fueron víctimas inocentes de los actos de sus padres al cruzar la frontera por necesidad, sin papeles. Curiosamente, estos padres y abuelos ya se volvieron indispensables en la economía de numerosos estados e industrias norteamericanas y no le quitan empleo a los ciudadanos, ya que éstos no aceptarían esas labores y sueldos sin prestaciones que les ofrecen. Veo, tal vez, que se instaure de nuevo un sistema de inmigración temporal (braceros) como el vigente con Canadá, ya que son necesarios, y ojalá sean tratados con justicia, salarios y condiciones dignas.

Pero volviendo a los jóvenes soñadores, sería un enorme desperdicio de recursos de ese país, y con limitaciones económicas reales para México y otros países, el que fueran deportados centenares de miles de profesionistas, técnicos y trabajadores especializados que no pueden ser fácilmente reemplazados allá. Tampoco sería fácil su incorporación al mercado mexicano ni a las escuelas y universidades, de por sí saturadas y con problemas permanentes de aceptación de nuevos alumnos a sus aulas. Lo cierto es que, con pragmatismo y buena voluntad, las autoridades norteamericanas van a tener que reconsiderar su ley de DACA y otras, pero, definitivamente, van a endurecer su política migratoria y eso va a ser doloroso para muchos países del hemisferio principalmente.

Los escarceos del gobierno de Trump y sus tácticas de negociación ya probadas en sus deals de tratos comerciales siguen causando nerviosismo, aunque dudo que el TLCAN desaparezca, pero va a tardar en llegar a un acuerdo y le van a tratar de sacar raja. Canadá y México se defienden, pero tampoco están totalmente alineados y así seguirán por varios meses (¿o años?). Nadie lo sabe y les sugiero lean sólo noticas de fuentes diversas y confiables y no fake news o amarillistas.

El mundo está en vilo, en primer lugar por las acciones desquiciadas de Corea del Norte y su muy astuto líder. Un error de su parte puede causar un “Armagedón” con millones de víctimas y nos tocaría a todos, principalmente a los vecinos de Estados Unidos. Poco probable, pero no descartado.

Atentados terroristas por todo el mundo, catástrofes humanitarias en Myanmar, Siria y en menor grado en Venezuela, huracanes, el reciente terremoto son causas reales de intranquilidad global.

En otro artículo hablaré sobre las próximas elecciones que se complicarán más.

Salo Grabinsky

gzsalo@gmail.com

irma.direccion@hotmail.com

Teléfonos: (55) 52-94-84-07 y (55) 52-94-86-33