Políticas públicas.— ¡Se nos va nuestro distinguido gobernador del Banco de México a un muy merecido puesto financiero internacional! Su actuación, declaran tirios y troyanos, fue en su mayor parte impecable y lo demuestran su manejo de la inflación (aunque se desbocó en este año por el gasolinazo y factores temporales). Los demás miembros del banco central seguirán actuando discreta, pero profesionalmente en las políticas que les competen y, por supuesto, mantendrán su independencia del gobierno federal y otras presiones. Al momento de escribir este artículo no sé a quién designará la Presidencia a este puesto clave, así que se espera una persona altamente competente y consciente de su gran responsabilidad al seguir los pasos del doctor Carstens. ¡Buen viaje y felicidades!

Inflación, empleo y crecimiento.— Las sombras que percibimos son, en su mayoría, a resultas de fenómenos ajenos a nuestro control, tales como crisis globales, terrorismo y el brusco cierre de la negociación y salida de Estados Unidos del TLCAN. El desempleo actual es razonable, aunque no así los contrastes entre la extrema pobreza y las clases medias y altas. Están tratando de mejorar sustancialmente el “mal llamado” salario mínimo que es simplemente inaceptable, porque nadie puede sobrevivir con este mísero monto. Se entiende que medidas demagógicas como triplicar o más esta base sería contraproducente y crearía más pobreza e inflación. Cuando hay más poder de compra generalizado y a precios estables, el país crece sanamente. Imprimir dinero sin bases sólidas o reservas inadecuadas provoca deuda externa impagable y dolorosas recesiones. ¡No nos olvidemos de 1976, 1982, 1995, etcétera, etcétera! O vean los estragos recientes en países como Venezuela, Brasil y otros.

Inversiones.— Tanto en México como a nivel global hay capitales que buscan lugares para invertir, siempre y cuando sean seguros, con regímenes y leyes estables y a largo plazo, democráticos y en libertad. Estos capitales son muy sensibles a cualquier inestabilidad ya sea de delincuencia organizada o no, factores políticos y violencia de cualquier tipo. México es visto como un país de interés por muchos factores, pero tiene una competencia feroz para atraer inversiones. Corrupción, delincuencia y fenómenos naturales son utilizados por otros gobiernos para reducir nuestras ventajas. Hay que vivir y progresar en este mundo de poderosas y no siempre válidas redes sociales y limpiar nuestros vicios ancestrales. Es un proceso largo y complicado, pero no queda de otra que fortalecerlo con acciones y estrategias sanas y que apoyen a toda la población.

Es muy interesante saber la opinión de muchos extranjeros de países desarrollados que escogieron (no obligados por guerras o discriminación) vivir en México. Aunque hay muchas deficiencias que todos vivimos (pobreza, contaminación, tráfico y otros) a los expatriados les fascinan nuestras tradiciones, clima, comida y estilo de vida de nosotros los mexicanos, así como sus bellezas turísticas. No se nos olvide que aunque hay sombras, las podemos sortear todas.

Ya tenemos ejemplares gratuitos de nuestro libro Las empresas familiares en épocas críticas, solicítelo a los teléfonos: (55) 52948407 o (55) 52948633 y correos electrónicos: gzsalo@gmail.comirma.direccion@hotmail.com

Salo Grabinsky

gzsalo@gmail.com

irma.direccion@hotmail.com

Teléfonos: (55) 52-94-84-07 y (55) 52-94-86-33